• La demora se debe a la falta de personal para las tramitaciones.
  • El documento es obligatorio para acceder a bolsas de trabajo, pensiones, reducciones de impuestos...
  • CONSULTA AQUÍ MÁS NOTICIAS DE MADRID.

OCTAVIO FRAILE. 00.00.0000

Más de un año esperando para recibir un certificado de discapacidad y, mientras tanto, a verlas venir. El gran número de solicitudes para obtener este tipo de documentos y la falta de personal ha saturado de trabajo a los servicios médicos encargados de realizar los trámites.

El resultado son esperas de hasta catorce meses para su obtención, según la Federación de Personas con Discapacidad de Madrid (Famma).

Una persona que
se acaba de quedar
en silla de ruedas puede pasar 14 meses sin ayudas

Este enorme retraso es mucho más que una simple molestia burocrática: "Supone que una persona que se acabe de quedar en silla de ruedas, por ejemplo, se pase catorce meses sin recibir ayudas por su discapacidad", explica Javier Font, presidente de Famma.

Y es que este título es obligatorio para optar a cualquier tipo de subvención: bolsas de trabajo, pensiones, reducciones de impuestos... incluso para una simple tarjeta de aparcamiento.

Descoordinación

Antes de la llegada de la Ley de Dependencia no se tardaban más de dos o tres meses en ejecutar los trámites, según afirma CC OO y Famma, pero desde entonces la descoordinación para la obtención de ambas ayudas ha desbordado los recursos: "Yo tengo una cadera de titanio. Hace varios años fui a echar la solicitud. Me la denegaron, pero no tardaron ni noventa días en contestarme", explica M. V.

He perdido mi trabajo por mi discapacidad, ¿de qué vivo durante este tiempo?

Todo lo contrario de lo que le pasó a Francisco Claver, cuya distonía le imposibilita para realizar ejercicios de precisión: "Va un año desde que la pedí y aún no tengo ni cita para la evaluación. Ya perdí mi trabajo de mecánico por mi discapacidad, ¿de qué vivo durante este tiempo?", se pregunta, en una carta a 20 minutos.

"En nuestro centro (uno de los nueve que evalúan las solicitudes), tenemos un médico, tres trabajadores sociales y tres psicólogos para revisar 450 solicitudes al mes", explica un portavoz de CC OO. La Comunidad, sin embargo, afirma que desde la llegada de le Ley de Dependencia el número de solicitudes se ha reducido de 50.000 en el 2006 a 42.812 en el 2008 y, aunque se reconoce una espera media de siete meses, se asegura que ya se han contratado ocho nuevos médicos para solventar el problema.

Casi medio millón de discapacitados

El número de discapacitados en la comunidad alcanza los 458.000, según Famma, citando datos del
INE. El grado de discapacidad se mide en tantos por cien, y puede llegar al 100% cuando es muy severa.

Errores al tramitar

Un discapacitado puede no ser dependiente, y vicerversa, por eso usan dos baremos distintos. Pero muchas personas piden el certificado de discapacidad pensando que lo necesitarán para las ayudas de dependencia.

Escasez de médicos por los nuevos hospitales

La Comunidad reconoce que hubo ciertos problemas de retraso el año pasado, ya que muchos médicos se fueron a los nuevos hospitales, pero ahora ya hay nuevo personal "trabajando a destajo". 

TESTIMONIO

Cipriano Diezma Rubio
54 años. enfermo del riñón

"Ni siquiera llaman para evaluarte"

Cinco horas al día, tres veces por semana. Casi como si fuera un trabajo. Ése es el tiempo que lleva, desde hace más de veinte años, yendo Cipriano al Gregorio Marañón para sus sesiones de diálisis por culpa de una afección del riñón. "Seguramente soy el paciente más veterano del hospital", bromea.

La diálisis no sólo hizo que tuviera que dejar su trabajo en Correos, también le ha provocado multitud de efectos secundarios, como la pérdida total de audición en un oído y en buena parte del otro. "Es que este tratamiento te destroza. Sales reventado y te acaba afectando a todo el cuerpo", dice, mientras se cubre con una venda las hinchadísimas venas de su brazo izquierdo. "Esto es para siempre, como si fuera un tatuaje", añade.

Hace un año pidió la revisión de su certificado de grado de discapacidad para que se aumentara del 60% al 100%, precisamente por su sordera. "Aunque sólo me dan largas, parece que dentro de unos meses al fin pasaré el examen del comité médico de evaluación". Pero para entonces ya habrá pasado año y medio desde que echara la solicitud.